miércoles, 11 de julio de 2007

Crónicas de un Vago en el Gimnasio: Cap. 1 Calentamiento

Ayer empecé con el Gimnasio. Alguno de vosotros ya estará pensando que voy a poner a parir al gimnasio y voy a dejarlo. Pues no, pajaros de mal agüero. Increíblemente, no estoy machacado y me ha gustado la experiencia. Asombroso.

Dos diferencias marcan un antes y un después con este gimnasio:

Primero, no voy sólo, lo cual quieras que no ayuda a estar más entretenido durante la dura hora de ejercicios.

Segundo, el monitor. Si, en otros gimnasios donde había estado más o menos te lo comías tú sólo. Cuando mirabas al "supuesto" monitor que tenía que decirte que demonios hacer, su mirada de "pero, ¿has venido a un gimnasio y no sabes que hacer?" era, cuanto menos, desquiciante. Ahora, con un seguimiento como dios manda, ya se hace ejercicio más agusto, sin machacarse y cumpliendo objetivos.

Vamos, resumiendo, seguir apostando cuando lo voy a dejar, que al final yo seré el ganador :P

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Juasjuas! De aqui a sept lo dejas xD

cho

Leon Pérez dijo...

¿Qué apostamos? :P

Anónimo dijo...

uhuh! te invito a cenar xD (pero un kebad eh? nada explendido... que zoy ezcritora)

cho

Leon Pérez dijo...

Pues vaya apuesta más sosa :P

Anónimo dijo...

a ver, propon tu

Andres Quintela dijo...

bueno.. todo hay que decir que con un monitor es verdad que se hace más llevadero, y en tanto en cuanto vas cumpliendo objetivos eso hace que vayas más a gusto y te quedes con ganas de volver, (por lo menos yo), y en fin... parece que estás con fuerza de voluntad y mentalidad de ganador (nada que ya no conozca un servidor de tí)... Suerte con las posibles y futuribles agujetas!

Leon Pérez dijo...

Na, seguro que propongo sexo y no vas a querer, Cho, asi que... :P

Gracias por el animo, Andres.