lunes, 9 de julio de 2007

Cronicas de un Vago en el Gimnasio: Prólogo

Mañana vendo definitivamente mi alma al diablo... Me meto en un gimnasio.

Si, alguien que lleva sin hacer ejercicio desde el instituto decide meterse otra vez en el peligroso mundo del deporte por la puerta grande y sin cuerda, lo cual me crea una mezcla insana de suciedad y satisfacción, algo menos satisfactoria que el sexo. Me explico.

Por un lado, odio meterme en un gimnasio. Creo que los gimnasios son el invento más antinatural que ha creado el hombre, dado que no haces deporte para divertirte si no que tu misión es machacarte para estar sano. Es como si fueras a un hospital tres veces por semana para que te operaran y te dejaran a punto, sólo que sin anestesia. Eso es, cuando menos, sucio.

Espero no tener un monitor tan gilip*llas como White Goodman (Cuestión de Pelotas, 2004)

Pero, por el otro, necesito meterme en un gimnasio. Llevo dos años en la menospreciada crisis de los veinte y es más que necesario que la palie cuanto antes. Si, algunos se reirán, pero es verdad que desde que cumples 20 años, las cosas no son iguales. No puedes comerte esas dos pizzas familiares que te comías con 15 sin que engordaras ni un gramo. No puedes tirarte todo el día en el sofá sin que sueltes algún gruñido esforzado al instante que quieras levantarte y volver con el resto de los mortales. En definitiva, te haces viejo, cosa que, por lo menos en mi cultura, no es para nada buena. Por eso estoy satisfecho de haberme apuntado, porque así podre estar en forma y no ser un quejicoso cuerpo veintiañero.

En fin, los próximos días y semanas os ire contando como va la cosa. Me he apuntado por tres meses, lo cual implica que, como mínimo, si no quiero quedar como un cobarde, tendré que superarlos sea como sea. Espero conseguirlo. Desearme suerte.

2 comentarios:

Niniel dijo...

¡¡Eso eso!! ¡A ver cuanto tardas en dejarlo! ¡Que sepas que llevo la cuenta eh? XD

Andres Quintela dijo...

ains.. cómo me suena de familiar eso de "quejicoso veinteañero" eheh... tan familiar como que yo soy uno de ellos, y sí, lo del sofá y el gruñido cuando quieres incorporarte es verídico y duradero...
Bueno, yo también intenté meterme a un gimnasio, pero antes me propuse salir a correr.. no aguanté na más que 3 dias. Luego me puse a hacer comida sana (algo más que arroz eh? que nos conocemos XD), ero es verdad que hace falta ejercicio pa estar sano. Pero también pienso que los gimnasios son un timo, yo soy más de... ejercicio "natural" o sea, vida de pueblo o en su defecto hacer ejercicio en casa. En fin, ya veremos qué tal se nos da! Suerte!